Estamos en pleno verano y es época de vacaciones para muchos. Si eres de los afortunados que pueden disfrutar de unos días de vacaciones aprovecha para desconectar y cargar energías para que puedas volver a la rutina y rendir al 100%.

Por otro lado, si eres de los que durante estas fechas tienes que continuar trabajando y no tienes días de descanso, tómatelo con positivismo, quejarte de tu situación no te hará las cosas más fáciles.

Tanto si te encuentras en la primera situación, como en la segunda, para desconectar es importante que cambies tus rutinas.

Por ejemplo, es buena época para retomar aquella afición que siempre postergas para más adelante, o bien iniciarte en una nueva, resulta gratificante descubrir talentos que teníamos ocultos.

Practicar deporte también nos puede ayudar a olvidarnos de los problemas del día a día. Si ya practicas deporte de forma habitual, puedes probar a introducir algún cambio, por ejemplo cambiar de rutas cuando sales a correr o vas en bicicleta o probar un nuevo club de tenis o jugar con gente nueva. Otra buena opción para estas fechas son los deportes acuáticos.

Si eres de los que habitualmente no hace ejercicio físico, ¿por qué no empezar ahora? Verás que con la práctica deportiva te sentirás mucho mejor. Que el calor no sea una excusa, en la piscina o la playa se pueden practicar muchos deportes.

En verano, solemos dormir menos horas por la noche, y nuestro descanso es de peor calidad, aprovechemos las tardes calurosas para dormir una buena siesta, nos ayudará a estar mejor, pero procura que no sobrepase de los 20-30 minutos. Siestas demasiado largas no son recomendables.

Esta época también es buena para hacer algunos cambios en nuestra dieta, los alimentos frescos y ligeros son más apetecibles y contribuirán a nuestro bienestar. Además, no olvides hidratarte bien.

Por otro lado, si viajas puedes conocer lugares maravillosos y si te quedas en tu lugar de residencia puedes aprovechar para redescubrir tu pueblo o ciudad, acudir a exposiciones, museos, charlas, fiestas, ir de compras o probar nuevos restaurantes.

Y no olvides tus relaciones sociales, aprovecha el tiempo libre para quedar con amigos, familiares e incluso conocer gente nueva.

Pero sobretodo disfruta y aprovecha el verano para hacer todo aquello que te gusta y sentirte bien contigo mism@ y con tu entorno. Esa es la llave de la felicidad…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies