Se acercan los meses de verano y los lugares turísticos empiezan a despertar de su letargo invernal. Para muchos es sinónimo de vacaciones, descanso, relax, en definitiva, desconectar de todo aquello que les recuerde a su trabajo. Pero no para todos es lo mismo…

Está la otra cara de la moneda. Aquellos que tienen que trabajar para que los que están de vacaciones puedan disfrutar al máximo de su tiempo libre con todas las comodidades. En lugares que son destino turístico veraniego cono son las Islas Baleares u otras zonas costeras del Mediterráneo y otros lugares del mundo, lo saben bien.  Son lugares en los que la temporada turística se concentra en unos meses. Todos aquellos trabajos que dependen directa o indirectamente del turismo, tienen unos meses de trabajo intenso durante el verano, para descansar o reducir drásticamente su actividad en invierno.

Para aquellas personas que trabajan en zonas turísticas, la temporada alta es sinónimo de un ritmo laboral elevado. Es por ello que deben estar preparados tanto física como mentalmente. Son unos meses de trabajo duro e intenso, muchas veces rozando los límites de lo recomendable. Estar preparado para afrontar una temporada con éxito supone tener recursos para sobrevivir a esta odisea.

A continuación se presentan algunos consejos para sobrevivir al verano trabajando:

  • Descansa lo suficiente. Un buen descanso nos ayudará a rendir mejor en nuestra vida, especialmente en el ámbito laboral. Si descansamos bien, nos sentiremos con mejor humor y descansados. Es importante tener una buena higiene del sueño, tener unas rutinas, dormir las horas suficientes, controlar la temperatura, la iluminación y el ruido de la habitación, y no ingerir alimentos estimulantes ni hacer ejercicio antes de acostarnos.
  • Aliméntate bien. Somos lo que comemos, por lo tanto si nos alimentamos bien, nos sentiremos mejor. Es importante que la dieta sea variada y equilibrada, reduciendo el consumo de dulces y grasas y aumentando la ingesta de alimentos frescos tales como frutas y verduras entre otros. La hidratación también debemos tenerla en cuenta, los expertos recomiendan beber entre 1,5 y 2l. de agua al día. Si estamos deshidratados nos sentiremos más fatigados y nos costará más rendir en el trabajo.
  • Haz ejercicio físico. El ejercicio físico no solo nos ayudará a estar en forma físicamente, también nos servirá para descargar tensiones y despejar nuestra mente. Es como una especie de meditación, cuando practicamos ejercicio físico, nos es más fácil alejar las preocupaciones. No es necesario que sea muy intenso, pero sí que es recomendable que sea constante. Es importante que sea una actividad física que nos atraiga y nos motive, si no, nos resultará difícil continuar practicando a medida que pasen los días. Por supuesto, evitaremos cualquier actividad física intensa en las horas de más calor, ya que no es aconsejable.
  • Cuando llegues a casa, desconecta del trabajo. Una vez termina nuestra jornada laboral, es importante que nos olvidemos del trabajo hasta que volvamos a trabajar. No es aconsejable llevarse los problemas del trabajo a casa ni tampoco seguir conectado cuando acabamos nuestra jornada. Hoy en día, con las nuevas tecnologías, es habitual que muchos empleados sigan pendientes de su trabajo desde la distancia. Esto nos impide desconectar y recargar nuestras energías para empezar con fuerzas la siguiente jornada. Para ello, debemos organizar bien nuestras tareas y si al finalizar nuestro horario no hemos terminado, posponerlas para el día siguiente. Una vez fuera del trabajo, procuraremos realizar actividades gratificantes que nos ayuden a desconectar (ocio, hobbies, relaciones sociales, deporte, etc.)
  • No dejes de lado tus aficiones. Cuando estamos muy agobiados por el trabajo, a veces tendemos a dejar de lado nuestras aficiones. Esto es un error puesto que las aficiones nos ayudan a desconectar y aumentan nuestro bienestar. Por lo tanto, procura buscar un hueco, aunque sea unos minutos al día a tus hobbies o aficiones. Aumentará tu bienestar y te permitirá disfrutar un momento agradable.
  • Conecta con la naturaleza. Otra opción es tener contacto con la naturaleza. Un paseo por el campo puede ser gratificante y reconfortante, ayudará a aumentar nuestro bienestar y a ver las cosas desde otro punto de vista. El contacto con los animales también puede ser beneficioso para tu salud. Por otro lado, si eres un amante de los animales y tienes mascota sabrás los buenos momentos que podéis pasar juntos y cómo te ayudan a olvidarte del trabajo en tus momentos de descanso.
  • Practica técnicas de respiración y relajación. Respirar bien es muy importante para nuestro bienestar. Obviamente todos respiramos, de eso no cabe duda, pero no siempre lo hacemos bien, especialmente en aquellas ocasiones en las que pasamos por un momento de estrés o dificultad. Cuando nos sintamos nerviosos, debemos hacer respiraciones profundas y pausadas, notar cómo se nos llenan de aire los pulmones y se oxigena completamente nuestro organismo.
  • Piensa que esta situación no durará eternamente, después llegará el descanso. Los trabajos de temporada suelen tener una duración de unos meses al año, pero muy intensos. El volumen de trabajo es considerable y las jornadas se eternizan, muchas veces incluso sin días libres. Es por ello que muchas personas se ven superadas por la situación. En estos casos debemos tener siempre presente que se trata de un trabajo de temporada, y como su propio nombre indica, tiene una duración limitada en el tiempo, después vendrán meses de descanso. Verlo desde este punto de vista ayudará a hacerlo más llevadero.
  • Si ves que los nervios pueden contigo, toma distancia. Se trabaja bajo presión, muchas veces las condiciones laborales no son las mejores y es habitual que surjan conflictos. Muchas veces, debido a las características del trabajo de temporada, se viven situaciones tensas. Bien por el entrono (hace calor, hay mucho trabajo, mucha gente, atascos en las carreteras, etc.), bien porque surgen conflictos con el resto de empleados, superiores y/o clientes. En estos casos debemos tomar distancia y cuando estemos más calmados buscaremos el momento adecuado para resolver nuestras diferencias siempre respetando al otro.
  • No alimentes tu malestar con pensamientos negativos. Intenta ver el lado bueno de las cosas. Cuando emocionalmente no nos sentimos bien, es habitual que nos invadan pensamientos negativos que no hacen más que aumentar nuestro malestar. En estos casos, debemos aprender a tomar distancia y ver las cosas desde otro punto de vista. Debemos buscar la parte positiva y sacar algún provecho de cada situación negativa en la que nos veamos involucrados.
  • Pasa más tiempo con los tuyos. Si más arriba comentábamos los beneficios que nos puede aportar pasar un rato agradable con nuestras mascotas, no debemos olvidarnos de nuestros seres queridos, ya sean familiares o amigos. Cualquier ocasión es buena para pasar ratos agradables con aquellas personas que nos hacen sentir bien tanto con nosotros mismos como con nuestro entorno.

Si a pesar de todos estos consejos, sigues teniendo dificultades a la hora de desconectar de tu trabajo o sientes que te estás “quemando”, en Psicología y Neuropsicología Ibiza, puedes encontrar la solución a tus problemas. Te ayudaremos a orientarte para que se sientas bien y a gusto con tu trabajo y con tu vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR